Ramón Ayala

Chito Cano

Letra Chito Cano - Ramón Ayala

Año del setenta y uno, el mes de octubre corría
En Reynosa, Tamaulipas, al despuntar nuevo día
Hirieron a Chito Cano, no se sabe quién sería.

Qué bonitos son los hombres, no se les puede negar
Aún después de caído tuvo la fuerza de hablar
"No corran, no sean cobardes, acábenme de matar."

Con un balazo en la espalda, él todavía se reía:
"No los creía tan cobardes, hampones o policías
Me pegaron por la espalda, de frente no se podía."

Se presentó Chon García a hablar con la judicial:
"Para que maten a Chito, trabajo les ha de dar
Nomás sálganle al camino, sombreros van a sobrar."

De Reynosa a Matamoros, de Monterrey a Laredo
Anden con mucho cuidado, agentes y pistoleros
Todavía soy Chito Cano y todavía no me muero.

Ya con esta me despido, sin agravios ni rencores
Lo que se presta se paga, tengan presente señores
Si al cielo avientas la daga, va en busca de los traidores.